PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El turismo bien, pero sin lanzar las campanas al vuelo

El sector asegura que las previsiones para lo que queda de agosto y septiembre son de no llegar al 90 por ciento de ocupación

 

  • Lancelot Digital
  •  

    Pese a que durante los seis primeros meses de este 2022 las cifras de ocupación turística no superaban a la de años prepandémicos, parece que el mes de julio ya arroja cifras similares a las de antes de la crisis del coronavirus.

     

    Susana Pérez, presidenta de la Federación Turística de Lanzarote, asegura que aunque aún se tienen que cerrar los datos de ocupación de julio “los primeros datos revelan que estamos en un nivel bueno, después de una primera previsión de ralentización, de incertidumbre y parada de reservas”, señala. “Veremos si estamos en una ocupación del 80 o del 85 %, con lo que estaríamos en niveles prepandémicos”.

     

    Las previsiones para lo que queda de agosto y septiembre es que no se llegue al 90 por ciento de ocupación de antes de la pandemia. “La incertidumbre hace que las previsiones no las podamos dar más que a quince días vista. Por lo tanto, en lo que queda de verano, de mes de agosto y septiembre, la previsión arroja que de momento estamos por debajo de los datos de 2019, 2018 o 2017, que fueron años muy buenos, y la ocupación en agosto y septiembre alcanzábamos un 90% de ocupación. De momento, estamos a ocho puntos por debajo. Esto es consecuencia, en parte del incremento de los precios que se ha tenido que producir por el propio aumento de los costes que asumen las empresas”.

     

    En cuanto a la campaña de otoño - invierno, Susana Pérez cree que es pronto para hacer pronósticos, dada la incertidumbre de la situación geopolítica. “Esperemos que las previsiones mantengan una ocupación más o menos lineal, en torno al 80%, y dentro de ese escenario de incertidumbre, aparecen nuevos elementos de preocupación que esperemos que no agraven más la situación”.

     

    En definitiva, desde la federación turística de Lanzarote no se quiere lanzar las campanas al vuelo. Las cifras no son malas pero la incertidumbre y la inestabilidad socio política evita que se alcancen las cifras anteriores al covid.