PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Confianza en Andrés Stinga

 

  • Lancelot Digital
  •  

    En el último y retrasado pleno del Cabildo del curso político 2021-22, CC retiraba una moción para ayudas al sector primario, ganadero y pesquero, sobre todo, que otros cabildos como el de Fuerteventura ya han entregado. La sorpresa para algunos es que los nacionalistas en nombre de Pedro San Ginés, la retiraban en el pleno y daban un voto de confianza al Consejero de Agricultura, Consorcio del Agua y Promoción Económica, Andrés Stinga. Y es que Stinga señaló que ya estaba previsto hacer esas ayudas al sector ganadero (1.900.000) y al sector pesquero, que lo están pasando realmente mal. Dinero que se va a recoger de los remanentes del presupuesto de 2021 y que, sin duda, vendrá como agua de mayo al sector primario. Por lo tanto, bien a Andrés Stinga y bien a CC por retirarla y no caer en la demagogia habitual de los partidos. Así se deben de hacer las cosas, sobre todo mirando en el interés general: el del sector primario tan importante para una isla cada vez más turistificada.

     

     

    Un consejero fundamental

     

    Muchos ya sabíamos de las habilidades de Andrés Stinga, un hombre avezado en las lides políticas, pero que en la práctica se está convirtiendo de último en un consejero clave en la gestión del Gobierno que preside Dolores Corujo. Un político que sabe dónde están realmente los problemas y que más que complicarlos, como hacen otros, busca soluciones. Ha calmado al sector primario. Agricultores que, al menos ahora, se sienten escuchados con el tema del agua de abasto. Ganaderos y pescadores que ven que finalmente, si nada se tuerce, van a recibir esas ayudas. Quizás el tema de Canal Gestión, la empresa que lleva la gestión del agua potable y de las aguas terciarias es el más complicado que tiene. Sobre todo, porque es un asunto complejo. Le ocurre como aquella manta corta que cuando quieres taparte los pies, te queda el pecho al aire y, al revés. Esperemos que tenga suerte porque nos va la vida en ello. Un problema que no es de hoy ni se puede resolver en dos o tres años, por desgracia. Sea como sea, Andrés se ha convertido en uno de los hombres de confianza de la presidenta a la que defiende a muerte. Eso no significa que confíe en el consenso y en la negociación como fórmula de gobierno.